sábado, 11 de diciembre de 2010

Anatomía y fisiología vegetal I: Tipos de tejidos vegetales

Desde el punto de vista de su diferenciación histológica, las plantas son bastante más sencillas que los animales, hasta el punto de que en ellas se distinguen solo unos pocos tipos de tejidos, con células más o menos diferenciadas. La clasificación más habitual de los tejidos vegetales distingue los siguientes:

Clasificación de los tejidos vegetales

Epidermis vegetal
Epidermis

Las células epidérmicas forman una capa continua en la superficie de la planta, si esta no ha sufrido un proceso de desarrollo secundario. Sus adaptaciones fundamentales están relacionadas, precisamente, con esta función de recubrimiento y de protección mecánica. Otras funciones fundamentales que lleva a cabo este tejido son la aireación y la reducción de la pérdida de agua. Por este motivo, las características fundamentales de la epidermis vegetal, en las partes aéreas de la planta, son la formación de una cutícula impermeable en su pared exterior y la cutinización (incrustación de cutina, un polímero de ácidos grasos de cadena larga unidos entre sí mediante enlaces éster) en sus otras paredes.
La forma de las células epidérmicas puede ser variable, pero en general es tabular. En las plantas que presentan crecimiento secundario, la epidermis del tallo y de la raíz es reemplazada por un tejido distinto, la peridermis.

Peridermis

Estructura de la peridermis
Se trata de un tejido secundario, que crece por debajo de la epidermis en tallo y raíces y que acaba por reemplazarla. Incluye tres tipos de células diferentes, que se disponen en capas concéntricas. De fuera hacia adentro se distinguen:
  • Súber o felema: constituye el corcho y puede alcanzar un grosor considerable. Sus células son generalmente tabulares y muy compactas.
  • Felógeno: es la capa de la peridermis que conserva la capacidad de división (meristemo).
  • Felodermis: cuando existe, está constituida por células poco diferenciadas.
Parénquima

Parénquima fotosintético de una hoja
Está formado por células vivas, capaces de crecer y dividirse, y aparece en todos los órganos vegetales. Sus células suelen tener forma poliédrica, aunque puede variar. En general presentan solo paredes celulares primarias, pero ésta tampoco es una característica universal. 
Los tejidos parenquimáticos están relacionados con diferentes funciones de la planta: reseva de sustancias, formación de estructuras adventicias (ocasionales), cicatrización de heridas y, sobre todo, con la fotosíntesis: los tejidos de la hoja donde tiene lugar la fotosíntesis son siempre parénquimas.

Colénquima

Colénquima angular en un tallo
El colénquima es una modificación del tejido parenquimático especializado en actuar como tejido de sostén en plantas jóvenes, apareciendo en tallos, pecíolos y nervios de las hojas formando cordones reforzados. La característica más significativa del colénquima es el engrosamiento irregular de su pared, mayor en la zona que necesita soportar más esfuerzo. Sus células pueden ser prismáticas o alargadas.

Esclerénquima

El esclerénquima está constituido por células de pared engrosada, frecuentemente lignificada, que pueden aparecer aisladas o formando capas compactas de tejido. Su función es proporcionar resistencia a las estructuras de la planta madura, y aparece en todas las partes de la planta.
Sus células pueden carecer de cloroplastos en su madurez, y son de dos tipos: fibras, generalmente largas y delgadas, y esclereidas, de forma variable y que pueden ser ramificadas.

Xilema

El xilema es un tejido complejo, formado por varios tipos de células, que se extiende formando tubos continuos por todos órganos de la planta. Está relacionado con la conducción de agua, el almacenamiento de sustancias y el sostén de la planta. Tiene dos tipos de células relacionadas con el transporte de agua, las traqueidas y los elementos de vaso que, unidos por sus extremos, constituyen tubos contínuos. Células parenquimáticas dispuestas en filas o formando radios se encargan del almacenamiento de distintas sustancias, mientras que el sostén lo proporcionan fibras y esclereidas.

Floema

Es, al igual que el xilema, un tejido complejo formado por varios tipos de células, relacionado con la conducción de nutrientes, con el almacenamiento y con el sostén de la planta. Los tipos de células relacionados con la conducción son las células cribosas y los elementos de los tubos cribosos. Los dos tipos pierden el núcleo en su madurez. Los elementos de los tubos, como ocurre en el xilema, están unidos entre sí por sus extremos. En este caso están asociados a células acompañantes, de tipo parenquimático. Dentro del floema aparecen también otras células del parénquima, algunas formando filas, así como fibras y esclereidas con función de sostén.

Estructuras secretoras

Dentro de otros tejidos aparecen células o grupos de células especializadas en la producción de diferentes tipos de secreción, sin formar un tejido propiamente dicho. En esta categoría se incluyen células secretoras de la epidermis, pelos, nectarios y otras glándulas.

    4 comentarios:

    1. Your blog is great
      If you like, come back and visit mine: http://b2322858.blogspot.com/

      Thank you!!Wang Han Pin(王翰彬)
      From Taichung,Taiwan(台灣)

      ResponderEliminar
    2. En teoría, las células acompañantes segregan una especie de fluido que cubre las perforaciones de los tubos cribosos en invierno, y que es disuelta de nuevo en verano... Cómo se llamaba?

      ResponderEliminar
    3. Es la calosa, un polímero de glucosa en el que los monómeros están unidos por enlaces β(1-3)

      ResponderEliminar
    4. very, very buenisimo... 10 o mas pg en 1 sola, thank!

      ResponderEliminar