martes, 23 de febrero de 2010

Generalidades sobre el anabolismo

El anabolismo es el conjunto de reacciones químicas de carácter biosintético que tienen lugar en las células. Incluyen, básicamente, tres tipos de procesos:
  1. Formación de los monómeros que constituyen las macromoléculas orgánicas.
  2. Polimerización de los monómeros, para dar lugar a las macromoléculas.
  3. Formación de las estructuras celulares (reacciones de ensamblaje).
En general, los procesos anabólicos requieren un aporte de energía química, en forma de ATP, y de poder reductor, proporcionado por el NADH+H+ o por alguna otra coenzima de oxidación reducción similar. En última instancia, estas coenzimas han podido recibir sus electrones del agua o de compuestos inorgánicos reducidos (organismos autótrofos) o de compuestos orgánicos reducidos (organismos heterótrofos).
    En general, estas reacciones requieren un aporte de energía química, que suele proceder del ATP, y de poder reductor, que las células obtienen de alguna coenzima de oxidación reducción, frecuentemente el NADH+H+. Los distintos tipos de organismos obtienen los electrones, en último término, de diferentes compuestos: los autótrofos obtienen electrones del agua o de otros compuestos inorgánicos reducidos mientras que los heterótrofos los consiguen de sustancias orgánicas reducidas.

    Los organismos heterótrofos, además de necesitar compuestos orgánicos reducidos para obtener sus electrones, son incapaces, en general, de sintetizar los monómeros a partir de sustancias inorgánicas, mientras que tanto las reacciones de polimerización como las de ensamblaje de componentes son comunes a todos los organismos.




    Autótrofos



    Heterótrofos




    Síntesis

    de monómeros a partir de moléculas inorgánicas



    Fotosíntesis



    Quimiosíntesis








    Síntesis

    de polímeros a partir de monómeros



    Rutas

    metabólicas comunes a todos los organismos




    Ensamblaje

    de componentes celulares

    En la práctica, el catabolismo y el anabolismo no están totalmente separados en la célula, sino que ocurren simultáneamente, y en general mezclados entre sí. Existen multitud de rutas, generalmente relacionadas con la reestructuración de las moléculas pequeñas, que pueden tener tanto un papel catabólico como anabólico, razón por la cual reciben el nombre de rutas anfibólicas. La más importante de todas ellas es el ciclo de Krebs, que constituye el elemento central de todo el metabolismo celular.